Edir Macedo es un nuevo tipo de Papa

Edir Macedo es un nuevo tipo de Papa que tiene control sobre una denominación Pentecostal enorme que creó de la nada.  Macedo viaja en jets privado de lujo usando un pasaporte diplomático—protegiéndole de cualquier cargo.  Es dueño de un banco y de una cadena de canales de televisión.  Este artículo de la New Republic (República Nueva), “Cómo es que un multimillonario Pentecostal que mata demonios está contribuyendo a un Brasil post Católico”, por dos autores de habla inglesa—Alexander Zaitchik y Christopher Lord—examina las conexiones entre el predicador de la prosperidad Edir Macedo y el recientemente electo presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, así como las supuestas conexiones de Macedo con el cártel colombiano de drogas en Cali. Los autores muestran cómo el empobrecimiento proporciona un terreno fértil para el Evangelio de la prosperidad, particularmente en las zonas afectadas por la pobreza de Brasil.

Ilustracion por Adhemas Batista (cortada aquí)

Cómo es que un multimillonario Pentecostal que mata demonios está contribuyendo a un Brasil post Católico

Edir Macedo tiene una iglesia, un banco, un canal de televisión, y un complejo de Moisés. Y con la elección de Jair Bolsonaro, ha emergido como la persona más controvertida y más influyente del país.

Por ALEXANDER ZAITCHIK and CHRISTOPHER LORD

February 7, 2019

La sede de la Iglesia Universal del Reino de Dios (IURD) no se asemeja a una típica mega iglesia.  Sus dieciocho pisos empequeñecen a los rascacielos de los suburbios más elegantes de Texas y Missouri.  Detrás de las columnas en las paredes de granito y mármol importados, hay un santuario de 10.000 asientos que no cuenta con cruces ni con órganos, sino que tiene un motivo de menorá que corre desde la entrada al púlpito. Los hombres en mantones y gorros que se parecen mucho a los tallits y los yarmulkes judíos realizan ceremonias junto a las tablas de piedra inscritas en hebreo y un arca del Pacto dorada. El edificio se supone que es una reproducción super dimensionada del templo bíblico de Salomón, pero a modo de casino de Las Vegas, Caesar’s Palace (Palacio del César).

Esto es São Paulo, no las Vegas o Jerusalén, y los hombres en el escenario son pastores pentecostales, no rabinos. Para ser más precisos, son pastores neo-pentecostales, practicando un guiso sincrético del Evangelio de la prosperidad, el milenarismo, la sanación milagrosa, la invocación demoniaca y el exorcismo, mientras que se enorgullecen de tener un nivel de Judeofilia raro incluso por las generosas normas del Sionismo Cristiano. La Iglesia Universal del Reino de Dios (IURD) que alguna vez fue una iglesia espiritual atípica y periférica, se encuentra a la vanguardia de la rápida transformación de Brasil en un país de minoría católica.  Sus 7 millones de miembros constituyen la segunda denominación protestante más grande de Brasil, después de la coalición de Asambleas de Dios.

En la IURD, el Espíritu Santo hace más que purgar los demonios. Se prepara a los creyentes para la adquisición de una gran riqueza.  La prueba viviente es Edir Macedo de 74 años, un ex predicador de la calle y trabajador de la lotería que en el transcurso de cuatro décadas ha construido los medios de comunicación colosales de la iglesia Universal del Reino de Dios por un monto de mil millones de dólares.  Este otoño pasado, él utilizó las palancas del poder para ayudar a elegir al primer presidente evangélico de Brasil. Con el ascenso del ex-capitán de extrema derecha del ejército, Jair Bolsonaro, Macedo consolidó su estatus como una figura clave en el futuro del Brasil post católico.

“Nadie puede rivalizar con la disciplina electoral de la IURD”, dice Andrew Chesnut, profesor de estudios religiosos en la Universidad de la Commonwealth de Virginia y autor de dos libros sobre la economía religiosa de Brasil.  “Macedo estaba a la vanguardia de popularizar el exorcismo y la teología de la prosperidad. Ahora, es posiblemente la figura evangélica más importante de América Latina”.

La IURD es la base de una operación global que incluye una participación de 49 por ciento en un banco brasileño privado, el Banco Renner, y un creciente imperio mediático con Rede Record, cuyas propiedades incluyen la cadena de televisión número dos de Brasil. En el período previo a la elección de octubre, Macedo utilizó este último en una poderosa demostración de cómo los evangélicos están desafiando a las instituciones de un establecimiento católico debilitado y a Globo, la compañía dominante de medios de comunicación y canal de televisión de Brasil.

“El complejo mediático de Macedo hace más que proselitismo — expresa y dirige el poder extraordinario creciente de los evangélicos, y especialmente el Neo-Pentecostalismo, que es una amenaza clara contra el catolicismo tradicional y popular”, dice Ana Keila Mosca Pinezi, una antropóloga de la religión en la Universidad Federal de Triângulo Mineiro, “Las iglesias neo-pentecostales, lideradas por Macedo, se han convertido en críaderos electorales para candidatos conservadores. Su poder se ha extendido desde las periferias hasta el corazón de la política en todos sus niveles “.

Cuando Macedo completó su sede principal de $249 millones en 2014, su punto de comparación no era la mega iglesia de John Hagee o el estudio de televisión de Pat Robertson. Fue la estatua del Cristo Redentor en la cima del Monte Corcovado, con vistas a Río de Janeiro, el símbolo de la dominación católica desde 1921. En las entrevistas, Macedo se aseguró de recalcar que su iglesia semejante al templo de Salomón era casi el doble de alto.

La victoria de Jair Bolsonaro basada en una plataforma de derecha extrema fue impulsada por los niveles históricos de apoyo de los evangélicos de Brasil, 40 millones y contando, tres cuartas partes de los cuales practican una u otra cepa de pentecostalismo. Como bloque, votaron tres a uno por Bolsonaro, un presagio del cambio histórico en la política de la nación más religiosa del mundo. “Por vez primera, los votantes [evangélicos], que por lo general se dividen, optaron por votar como mayoría por un candidato”, señaló el diario brasileño Extra.

La iglesia de Macedo no es nueva en la política. Siempre ha respaldado y se opone a los candidatos y partidos, usualmente colocándolos dentro de narrativas sobre demonios y fuego del infierno.  El partido de los trabajadores socialdemócrata era una herramienta de Satanás, albergando planes para cerrar las iglesias evangélicas, hasta que se convirtió en el vehículo del Presidente tremendamente popular Lula da Silva, y el cálculo político dictó que no era tan malo después de todo. Lula cayó en un escándalo de corrupción en 2010, y después de un breve interludio que apoyaba a su sucesor escogida personalmente pero impopular Dilma Rousseff, Macedo volvió a poner en contra del partido de los trabajadores otra vez, esta vez a favor de Bolsonaro. Lo hizo con un despliegue descarado de su poder mediático. Su canal de televisión, Rede Record, y sitio web de noticias, R7, sirvieron como fuentes confiables de cobertura amistosa para Bolsonaro, que constituye un universo alternativo de la que se encuentra en los puntos de venta de Globo. (Periodistas de las dos cadenas de televisión denunciaron públicamente a la gerencia por presionarlos a una cobertura sesgada, con algunos renunciando en protesta).

Las estaciones de la compañía Record también promovieron un rumor, difundido ampliamente a través de WhatsApp, que el candidato del Partido Obrero Fernando Haddad había desarrollado un “paquete gay” para promover la homosexualidad en las escuelas. El 8 de enero, el yerno de Macedo y un obispo principal de la IURD, Renato Cardoso, utilizaron el programa de televisión de Rede Record, Inteligencia y Fe, para denunciar los ataques de “noticias falsas” de Globo y otras emisoras a lo largo de los años.

“Macedo utiliza su canal de cable como una especie de Fox News (una estación de televisión de derecha de los Estados Unidos) para Bolsonaro y sus candidatos preferidos, proporcionando toda la cobertura positiva, todo el tiempo”, dice Nelson Jobim, un ex editor de noticias de TV Globo (Rede Globo) y corresponsal de Jornal do Brasil. Jobim señala que Globo ha estado luchando para mantener a su audiencia, y se ha visto obligado a moderar su contenido para apaciguar los boicots evangélicos.  Bolsonaro ha amenazado con reducir millones en el gasto público publicitario en Globo si persigue una cobertura crítica, y transferir el dinero de publicidad a Rede Record. “Macedo está construyendo una especie de contra establecimiento”, dice.

La operación mediática de Macedo es parte de un plan para Brasil que, al igual que su imitación templo de Solomon, se inspira en la Torá.

En 2008, Macedo publicó un libro, Plan de Poder: Dios, Cristianos y Política, con un gran énfasis en la historia judía como una parábola para los evangélicos como el pueblo escogido de Dios, una premisa que será familiar para los estudiantes del movimiento evangélico americano. Macedo sostiene que Dios tiene un “sueño” para liberar a las Naciones de la izquierda sin Dios y su agenda cultural, así como los judíos fueron liberados y llevados a la tierra prometida. “Dios tiene un gran proyecto nacional desarrollado por él mismo y es nuestra responsabilidad ponerlo en práctica”, escribe Macedo. Todo lo que se requiere es que los evangélicos entiendan su poder para implementar el plan de Dios.

El establecimiento del estado de Israel abrió la era operativa de ese plan. Desde entonces, “el gigante dormido” del cristianismo evangélico ha despertado, y Brasil está en el corazón del drama bíblico en despliegue. “Ser evangélico en Brasil es como ser extranjero en Egipto en la época de los faraones”, escribe Macedo. “La misión de Moisés era liberar al pueblo de Israel, recuperar su ciudadanía y guiarlos a la toma de posesión de su propio reino”, continúa. “Este libro es como el arbusto ardiente que reveló a Dios y su gran proyecto nacional a Moisés”.

Macedo en acción no posee el poder de un Moisés de Hollywood, ni siquiera un fuego infernal de caricaturas, y ni el manejo de serpientes característica de algunos Pentecostales. Es calvo, delgado, sus ojos se cierran ante la luz del estudio, un poco tímido, con un defecto de nacimiento resultando en manos ligeramente deformes. Su predicación depende tanto de la cantidad como de la calidad. Horas y horas. Habla en voz baja: “¿amas a tu esposa? ¿Sí o no? Claro que sí. Amén “. El sermón fluye, mientras que la congregación asiente de continuo. Y luego te das cuenta de que, de alguna manera, él ha comenzado a hablar sobre el “bien conocido” peligro de que los satanistas secuestrarán a tus hijos y los sacrificarán. ¿Sí o no? Los demonios te llevarán si no pagas tus diezmos. Amén. Que él es un hombre pobre y sólo pide que le des todo tu dinero a Dios. ¿Sí o no? Pero todo en el mismo tono de voz suave, razonable, que parece, como si lo que él está diciendo es la cosa más obvia en el mundo. Si un congregante poseído por demonios se derrumba delante de él, él camina sigilosamente hacia él, sin perder nunca un latido.

El pentecostalismo siempre ha sido una religión de los pobres, y es especialmente así en Brasil, donde una cuarta parte de la población, 55 millones personas, viven en la pobreza. La religión llegó a Brasil pocos años después de que William Joseph Seymour, un predicador itinerante con un solo ojo de Luisiana (en los Estados Unidos), comenzaba a sostener “bautismos del espíritu” en los salones de los pobres trabajadores negros de Los Ángeles. En 1910, dos inmigrantes suecos de los Estados Unidos importaron el fuego de Seymour a los barrios marginales de la Amazonia Brasileña. En medio de la densa miseria urbana de Belem y Manaus, realizaron la curación de la fe — cura divina — para los trabajadores indígenas y migrantes devastados por las enfermedades gastrointestinales e infecciosas rampantes en áreas sin agua potable y plagadas con desechos humanos y animales. A medida que los servicios crecieron, también lo hicieron las primeras iglesias pentecostales. Atrajeron a muchas de las poblaciones grandes de leprosos de las ciudades, a los que no se les permitía asistir.

“Incluso si los afligidos eventualmente sucumbían a la malaria [o] la fiebre amarilla… el valor terapéutico de la oración, la unción con el aceite, y la imposición de manos demostró ser real,” escribe Andrew Chesnut, el profesor de la Universidad de la Comunidad de Virginia, en su libro, Nacido de Nuevo en Brasil: el auge Pentecostal y los patógenos de la pobreza.

La pobreza ha brindado el ímpetu y el marco de fondo para el crecimiento rápido del movimiento pentecostal en Brasil y en todo el mundo latino. Esto fue especialmente cierto durante la década de 1970, cuando Macedo fundó su iglesia en lo que había sido una agencia funeraria en Río. La década de 1970 fue una década de aumento de la inflación y la pobreza creciente en Brasil. En 1980, más de un tercio de los ciudadanos rurales estaban desnutridos. Las iglesias pentecostales prometieron salud y riqueza, en un estilo que tomó prestado y tuvo impacto en los grupos religiosos “plagados de demonios” de afro-brasileños, en los que incursiono Edir Macedo cuando era adolescente.

“El pentecostalismo encontró un terreno fértil para el desarrollo en Brasil por dos razones principales: la base cultural-religiosa sincrética e intensamente espiritual y mística de la sociedad, y sus desigualdades económicas y sociales, barrios marginales y exclusión social, aspectos que permitieron la relevancia del mensaje de la salvación material y espiritual “, dice Donizete Rodrigues de la Universidad de Beira Interior.

Entre 1970 y 2010, la población evangélica (en su mayoría Pentecostal) creció de cinco a 22 por ciento de la población brasileña. Durante un brote de crecimiento de principios de los 90, una galaxia de denominaciones Pentecostales, pequeñas y grandes, estaban abriendo nuevas iglesias a razón de una por día. El IURD estaba a la vanguardia, con arcas desbordantes que financiaron la expansión a Argentina, Chile, Ecuador y Colombia, y más tarde a Europa, África y, con resultados mixtos, los Estados Unidos.

Ana Keila Mosca Pinezi, la antropóloga de la Universidad Federal de Triangulo Mineiro, dice que el pentecostalismo se alimenta de la tradición brasileña de esperar una figura del Mesías para rescatar a la nación, que tiene orígenes en los mitos de los días del dominio portugués. Lula fue la más reciente de estas cifras, y su caída abrió un período sostenido de escándalo y crisis política que permitieron a Bolsonaro reclamar el manto. La imagen del “Mesías” fue quizás aún más fuerte durante la campaña de Bolsonaro que la de Lula. Habiendo ayudado a destruir la credibilidad de la oposición, y logró el poder de silenciar y contrarrestar las críticas de otras figuras e instituciones públicas, las celebridades religiosas pentecostales de derechas de Brasil han surgido como voces altamente influyentes en la sociedad.

Esta influencia se construye a partir del dinero de los congregantes indigentes, que son sistemáticamente dirigidos con advertencias sobre la “izquierda sin Dios”. La fortuna de Macedo, posiblemente la más grande de cualquier líder religioso en el mundo, es el fruto de una cultura de diezmos notoriamente agresiva. La membresía de la IURD — la mayoría femenina, pobre y extraída de las comunidades afrodescendientes, indígenas y mestizas del país — se les pide que donen un mínimo del 10 por ciento de sus ingresos, más cualquier “sacrificio” adicional que puedan permitirse. El diezmo puede tomar un tercio de cada servicio, y a menudo se asemeja a unas peticiones agresivas de dinero. “Intimidan a las personas que visitan la iglesia”, dice Nelson Jobim, un periodista. Los pastores pueden usar una Biblia abierta como una especie de fetiche, suplicando a la multitud que lo cubra con dinero en efectivo, cheques, relojes y joyas. En la sede de São Paulo, una banda transportadora industrial detrás del púlpito lleva cada transporte sagrado directamente más allá del arca dorada a un cuarto de seguridad fuera del escenario. Para avivar el espíritu de generosidad, la voz del mismo Satanás a veces retumba desde las bocas de algunos de los congregantes durante los exorcismos para describir el infierno en el diálogo bajo y gutural directamente de una mala película grafica de terror.

El amor de Macedo por el dinero no es un secreto. En 2009, Globo emitió un video de 1995 mostrando a Macedo riendo como un gánster de poca monta mientras divide el ingreso monetario de la semana con sus lugartenientes. Ha sido acusado de varias veces de corrupción y de vínculos con el crimen organizado. Carlos Magno de Miranda, quien dirigió la operación brasileña de la iglesia mientras que Macedo establecía la operación de IURD en Estados Unidos a finales de los años ochenta (hay decenas de miles de miembros de la iglesia en California), ha afirmado consistentemente que Macedo hizo negocios con el cartel de cocaína de Cali en Colombia. Afirma que, en diciembre de 1989, él y su esposa ayudaron personalmente a transportar cientos de miles de dólares más una bolsa de diamantes de Medellín a Brasil por jet privado. Este dinero, alega, fue utilizado para financiar la adquisición de Rede Record (TV).

Macedo se rió de los cargos; la policía colombiana los tomó más en serio. Después de arrestar y extraditar a un miembro del cártel mayor llamado Victor Patiño a los Estados Unidos en 2002, descubrieron al representante colombiano de la iglesia de Macedo, María Hernández Ospina, viviendo en una de sus propiedades. (Veja, el principal semanario de noticias de Brasil, informó en 2009 que la unidad de delincuencia organizada brasileña había solicitado investigar las denuncias de lavado de dinero de la IURD por la policía colombiana, pero dijo que habían remitido el expediente a las autoridades estadounidenses porque Macedo tenía un pasaporte estadounidense. Ninguna de las acusaciones de los dos países trascendió en condena.  Cuando fue contactado por la revista Norte Americana Nueva República en diciembre del año pasado, un portavoz del FBI no confirmó ni negó tener un expediente sobre Macedo, diciendo solamente que la agencia está obligada a investigar cualquier alegación creíble de una violación de la ley federal.)

Luego está el caso de Grigore Avram Valeriu, un abogado rumano que dirigió el departamento legal de la iglesia en São Paulo. En 1995, demandó a Macedo la devolución de una colección familiar de joyas de oro que donó a la iglesia. Valeriu afirma que los empleados de la iglesia fundieron las piezas en lingotes y las sacaron de contrabando de Brasil a una de las casas de Macedo en los Estados Unidos, una reclamación respaldada por Miranda. Valeriu ha establecido acusaciones detalladas en libros y artículos y en la televisión.

La Iglesia ya no se molesta en negar las acusaciones. Y si Macedo y su séquito hicieron una vez tráfico de joyas ilícitas, sus días de preocuparse por las búsquedas de bolsas de aeropuerto se han ido desde hace mucho tiempo. Desde 2006, Macedo ha viajado en avión privado con un pasaporte diplomático brasileño, un privilegio concedido previamente solamente al clero católico mayor. 

Habiendo aparentemente establecido impunidad legal de facto, Macedo se regocija en la repetición de los viejos cargos y el lanzamiento de nuevos ataques de la prensa, utilizándolos como prueba adicional de la campaña desesperada de Satanás para derrotarlo. A pesar de muchos intentos de enjuiciamiento, sólo fue encarcelado una vez, en 1992, durante 11 días. Una foto suya sentado en una celda de la cárcel que sostiene su Biblia es una de sus imágenes publicitarias más valiosas. Un documental biografico autoproducido por Macedo del 2018 llamado Nada Que Perder fue la película brasileña más exitosa de la historia, superada solamente por ventas de taquilla absolutas por Avengers: Infinity War. El cartél de la película es una versión glamorizada de la foto de la cárcel. Los periodistas de izquierdas señalaban que la película se proyectaba en salas de cines vacías en los que la organización de Macedo compró todas las entradas y ni siquiera se molestó en distribuirlas gratuitamente.

La iglesia católica ha hecho ajustes en un intento de detener la hemorragia de los conversos al pentecostalismo. El llamado “movimiento de renovación carismático” de la iglesia catolica ha prestado algunas de las características de entretenimiento de los servicios pentecostales, con el movimiento Canção Nova, o movimiento Canto Nuevo, dirigido a jóvenes con programas de estadio y de radio. Pero esto también ha movido a la iglesia católica en la dirección de un fundamentalismo y política conservadora que cada vez más juega en manos de los evangélicos.

“El pentecostalismo ha tenido tanto éxito en Brasil, especialmente desde la década de 1970, que, para competir, tanto la iglesia católica como otras denominaciones protestantes han tenido que Pentecostalizar, ofreciendo adoración llena de espíritu que es muy similar a la que se encuentra en Iglesias pentecostales”, dice Chesnut. Una reciente encuesta de PEW (una organización muy prestigiosa de Estados Unidos) descubrió que alrededor de la mitad de los católicos brasileños ahora se identifican como carismáticos, practicando un catolicismo que puede parecer y sonar como el pentecostalismo con un Papa.

La jerarquía de la iglesia, por su parte, ha adoptado un enfoque más conciliador para su rival más atrevido. En el pasado, obispos y arzobispos católicos denunciaron la operación de Macedo como criminal y blasfemo, con sus benditos sobres para donaciones y botellas de aceite mágico de Israel.  Pero en 2016, el arzobispo de Río, el cardenal Orani Tempesta, apoyó abiertamente la candidatura exitosa del sobrino de Macedo y del obispo de IURD, Marcelo Crivella, para alcalde de Río. (Cuando el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu visitó a un grupo de evangélicos brasileños en Río en diciembre pasado, fue Crivella quien le dio la bienvenida y organizó la ceremonia).

Políticamente, el gobierno de Bolsonaro proporciona una ventana a lo que Mauro Lopes, editor de Brasil 247 y un destacado periodista liberal, ve como una convergencia entre los fundamentalistas católicos de derechas y los evangélicos. “Los católicos de extrema derecha apoyaron a Bolsonaro en las elecciones y ahora lo están recibiendo como uno de los suyos”, dice. “[Esta alianza] se está hacienda mas evidente cada día”.

Esta alianza católica-evangélica refleja la propia identidad de Bolsonaro. Aunque ahora oficialmente nacido de nuevo, no ha renunciado a su catolicismo. La composición del nuevo gobierno se divide de manera similar: el Ministro de mujeres, familia y derechos humanos de Bolsonaro, Damares Alvez, es una pastora evangélica; su Ministro de relaciones exteriores, Ernesto Araujo, es un intelectual católico de derechas que cita a Wittgenstein y da sus citas bíblicas en griego.

El “gurú” de Bolsonaro sobre la depravación moral de la izquierda es un filósofo con sede en Virginia, Olavo de Carvalho, quien argumenta que la izquierda en Brasil está controlada por una élite corrupta que ha abandonado sus raíces marxistas en favor de un “marxismo cultural” que promueve el matrimonio homosexual y el feminismo. Carvalho también parece creer que la televisión forma la vida intelectual y emocional de los brasileños, alegando que las 30 personas en la cima de globo controlan todo el país.

Cómo evoluciona este arreglo de fuerzas, al menos en el corto plazo, depende de la actuación del gobierno de Bolsonaro en nombre de un voto evangélico recién unificado. Una encuesta nacional de Datafolha desde mediados de enero muestra grandes mayorías, hasta el 70 por ciento de los encuestados, en desacuerdo con sus políticas reales. Su promesa de proporcionar seguridad fue desafiada inmediatamente por una insurgencia armada de bandas de drogas en todo el estado de Ceará, a la que su gobierno no tenía una respuesta nueva. “No serán capaces de resolver el grave problema de la violencia”, dice Donizete Rodrigues, quien estudia la política brasileña en la Universidad de Beira Interior en Portugal. “Bolsonaro representa a la clase militar, que ya se ha mostrado incapaz de contener la violencia en Río de Janeiro.”

Los escándalos de corrupción, mientras tanto, ya han comenzado a asediar a Bolsonaro y a su familia, lo que lleva a un rumbo de negocios como de costumbre. Dios parece haber enviado algunos desafíos nuevos, también: el colapso de la presa de Brumadinho en enero fue una catástrofe épica. La cirugía que salvó la vida de Bolsonaro después de que fue apuñalado durante su campaña electoral — la cirugía que ha sido descrita como un “milagro”, y una señal de que fue escogido por Dios, ha conducido a complicaciones que lo han vuelto a poner en el hospital.

Macedo, por su parte, ha estado callado desde las elecciones. Rodrigues sospecha que tiene preocupaciones más apremiantes que las vicisitudes de la política nacional. “Mi suposición es que está más interesado en el desarrollo de la CNN de Brasil, un competidor posible, cuyo director ejecutivo entrante, Douglas Tavolaro, es un ex ejecutivo de Rede Record (TV) de larga duración”, dice Rodrigues. Pase lo que pase con Bolsonaro o la nueva red de cable, Macedo seguramente está mirando hacia adelante. Si él entiende algo, son las muchas formas de poder y lo que pueden lograr, en concierto, no durante años, sino décadas.

Alexander Zaitchik es un periodista por cuenta propia y el autor de La Ira Dorada: un Paseo Salvaje a través de la América de Donald Trump.

Christopher Lord es un escritor independiente que vive en Francia. Es autor de Culturas Paralelas.

Traducido por Luís Treviño y Pete Evans

https://newrepublic.com/article/153083/demon-slaying-pentecostal-billionaire-ushering-post-catholic-brazil

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.