Los Predicadores se Enriquecen a Expensas de Ciudadanos Americanos Pobres

Este articulo es una traduccion del articulo en ingles

por Vicky Baker de la BBC

 

 


Larry y Darcy Fardette 

El televangelista Todd Coontz tiene una rutina muy trillada: se viste de traje y corbata, saca una Biblia e insta a los televidentes a comprometerse con una cantidad muy específica de dinero. “No se retrase, no se retrase”, insta, con calma, pero enfáticamente.

Suena simple, absurdamente simple, pero Coontz conoce muy bien a su público. Transmite en canales de cable cristianos, a menudo tarde durante la noche, atrayendo los espectadores que carecen de educación financiera y están desesperados por el cambio.

“Entiendo las leyes que rigen a las compañías de seguro, las acciones y los bonos y todo lo que está involucrado con Wall Street”, dijo una vez, mirando directamente a la cámara. “Dios me ha llamado… como Libertador financiero. ”

Crucialmente, él siempre se refiere al dinero como a una “semilla”-una semilla de $273 dolares, una semilla de $333 dolares, una semilla “de cambio de dirección”, dependiendo del programa. Si los espectadores “plantan” uno, la cantidad se volverá a ellos, multiplicada, dice. Es una inversión en su fe y en su futuro.

En 2011, uno de esos espectadores desesperados era Larry Fardette, entonces residía en California. Larry observó a muchos televangelistas similares, conocidos como predicadores de la prosperidad, que vinculan explícitamente la riqueza y la religión. Pero encontró a Coontz particularmente convincente. Aseguró réditos rápidos. Parecía un hombre de resultados exitosos.

Y Larry necesitaba resultados rápidos.

La familia Fardette estaba pasando por un momento difícil. La hija de Larry estaba gravemente enferma y él tenía también problemas de salud. Su negocio de construcción estaba en apuros, y para ir de mal empeor tanto su camioneta y su coche se descompusieron irreparablemente en la misma semana. Cuando un depósito de chatarra local le ofreció $600 dolares por la camioneta, consideró cuidadosamente el efectivo y recordó las palabras de Coontz.

¿Quizás debería él invertir ese dinero como una “semilla”?

Al instante recordó el número específico que Coontz había repetido una y otra vez: $273. Era una cifra que el predicador usaba a menudo. “Dios me dio el único milagro más grande de mi vida en un día, y los números dos, siete y tres estaban involucrados”, dijo una vez. También es—tal vez no casualmente—el número de condominio de $1.38 millones de dolares de Coontz en Carolina del Sur, pagado por su iglesia, Rockwealth, de acuerdo con el canal de televisión local WSOC-TV.

Larry ahora ha llegado a darse cuenta de que no había fundamentos para las promesas de Coontz de que el dinero donado se multiplicaría, pero en ese momento los discursos conmovedores le dieron esperanza. No vio otra salida.

Envió dos cheques: uno por $273 dólares y otro por $333 dólares, según lo solicitado. Entonces esperó su milagro.

Todd Coontz

Los televangelistas no son tan habladores hoy como lo fueron en los años 1980 y 1990, cuando muchos subieron a la fama y la fortuna a través de los canales de cable que proliferaron.

Pero nunca se han ido. Incluso después de numerosas denuncias de prensa, los elementos renegados a menudo se han recuperado. Algunos se han hecho aún más ricos. Muchos han llevado sus peticiones a las redes sociales.

Un número de aquellos que hacen las peticiones más persistentes por dinero, entran en algo llamado el Evangelio de la prosperidad, que depende de la creencia de que su salud y su riqueza están controladas por Dios, y Dios quiere que ustedes sean prósperos. Se anima a los creyentes a mostrar su fe a través de los pagos, que entienden que serán repagados—con creces—ya sea en forma de riqueza o sanidad.

Para los seguidores, es una manera de que la enfermedad y la pobreza tengan sentido. Se puede sentir como una forma de poder e inspiración en medio de la desesperación. Los donadores limitados a menudo no ignoran a la riqueza personal de los predicadores, aunque quizás desconozcan el monto de la misma, pero toman las riquezas como señal de una conexión directa con Dios. ¿Si los pagos de semillas han funcionado para ellos, tal vez puedan funcionar para usted también?

¿Y si las semillas nunca florecen? A algunos se les dice que su fe no es lo suficientemente fuerte, o que tienen pecado oculto. En el caso de Larry, a menudo interpretó pequeñas evidencias de buena fortuna—un regalo de comida de un vecino, o la promesa de unas cuantas horas extras de trabajo para su esposa, Darcy—como evidencia de fruto.

Estima que dio alrededor de $20.000 dólares a estos operadores a lo largo de los años. Un poco aquí, un poco allá. Hace unos años, empezó a sumarlo todo. Es como una lista de los telepredicadores más conocidos y más prominentes, incluyendo aquellos que han hecho titulares por sus estilos de vida lujosos—los como Kenneth Copeland y Creflo Dollar, que han pedido a los seguidores para financiar sus jets privados.

La vida misma de Larry no podía estar en mayor contraste. En estos días él y Darcy viven en la pequeña ciudad de Cullman, Alabama, a una hora en coche al norte de Birmingham. Su sala de estar espartana está amueblada con sólo un escritorio y cuatro sillas de comedor. La monotonía de la pintura de color magnolia desnuda de la pared está interrumpida tan sólo por un par de cruces montadas y un pequeño verso bíblico enmarcado. “No estén ansiosos por nada”, dice (Filipenses 4:6).

Larry Fardette

“La vida no es fácil, pero somos bendecidos”, dice Larry, con una voz ronca, y animada. “Tenemos comida en el refrigerador, tenemos dos gatos que nos aman. Mi esposa tiene trabajo de medio tiempo en una tienda y recibo beneficios por incapacidad.”

El negocio de pintura y remodelación de Larry se desmoronó cuando la escoliosis comenzó a retorcer su columna vertebral hace unos ocho años, aproximadamente al mismo tiempo que desechó su camioneta y su coche e hizo su donación a Todd Coontz. Él y Darcy todavía vivían entonces en su estado natal, California, y emplearon a ex drogadictos como trabajadores. Él era un ex-adicto también, y sus sesiones de alcohólicos anónimos y Narcóticos Anónimos habían fortalecido sus creencias religiosas.

Después de decidir “seguir el camino de Cristo”, se convirtió en un ávido espectador de canales religiosos y específicamente “praisatons”—eventos de recaudación de fondos con múltiples oradores invitados. Se convirtió, en sus palabras, “hipnotizado” por los anfitriones. Él no era sólo un espectador pasivo, sintió que los conocía.

Muchos de estos pastores también manejan líneas de oración—donde las personas que llaman hablan uno a uno con un operador y rezan juntos. Si una solicitud de dinero seguía, Larry estaba feliz de contribuir—incluso si no tenía mucho que dar. Tenía la impresión de que el dinero iba a proyectos dignos en casa y en el extranjero, y esperaba que, si alguna vez estuviera en una posición desesperada, también sería ayudado.

Un cuadro de los Fardettes, con un verso–

Filipenses 4:6–Por nada estén ansiosos…

En el 2013, el momento llegó.

La salud de su hija, que durante mucho tiempo había sido pobre, se había vuelto crítica. Larry había prometido ayudarla económicamente, pero sus “semillas” no habían florecido. Escribió una carta desgarradora de cinco páginas a varios ministerios a los que había contribuido a lo largo de los años, suplicando ayuda.

“Habíamos sido fieles a estos ministerios. Nos llamaron socios, amigos, familia”, explica hoy. “Pensamos que estarían allí para nosotros.”

En la carta, detalló cómo el seguro de salud de su hija no cubriría el tratamiento extenso y costoso que necesitaba. Un médico sugirió que esperaran a que sus órganos fallaran, ya que sólo entonces sería capaz de intervenir.

“Como padre, actualmente estoy indefenso”, escribió. “¿Podría usted por favor considerar el patrocinio para salvar la vida de nuestra hija?”

Las respuestas llegaron poco a poco. Algunos fueron respuestas de correo electrónico instantáneo, otros vinieron a través de la publicación después de preguntar. Todas las respuestas fueron rechazos. “Dijeron cosas como: ‘ nuestro mandato del Ministerio nos impide ayudarlos ‘”, recuerda. Recuerda la reacción de una gerente de oficina específico, de un ministerio que había publicitado su financiación de tratamientos médicos en los Estados Unidos:  “Con una voz arrogante, respiró hondo y dijo: ‘ sabes que tenemos seis o siete de estas llamadas a la semana y si te ayudamos, vamos a tener que ayudar a todos.'”

Para el verano de 2014, Larry y Darcy habían agotado todos sus fondos. Habían vendido todas sus pertenencias para viajar de California a Florida para estar con su hija, y terminaron sin hogar. Afligido por la culpa de no haber podido proporcionar la ayuda prometida a su hija, Larry no entendía por qué esta había sido rechazada.

Tomó otro año para que las cosas se aclararen. En agosto de 2015, la pareja se encontraba en un cuarto de un motel de Jacksonville, cuando vieron un episodio de la serie de noticias satíricas de John Oliver, “La Semana Pasada—Esta Noche”.

“Nunca había visto a John Oliver. Nunca había oído hablar del tipo”, dice Larry. Pero su atención fue inmediatamente capturada por un sketch que se burlaba de los tele-evangelistas que acaparaban dinero.  Larry y Darcy entraron en shock, reconociendo todos los nombres.

Dicen que se sintieron como si Dios hubiera levantado un velo. “Habíamos sido tan ignorantes”, dice Larry, meneando la cabeza.

La mañana siguiente fueron a una biblioteca local para averiguar más en línea. En tan solo unos clics, se encontraron con la Trinity Foundation, con sede en Texas, que había apoyado a “La Semana Pasada—Esta Noche” con su investigación.

Larry llamó al número de teléfono, con un poco de aprensión, ya que no estaba seguro de si una voz amistosa le iba a contestar.

El hombre al otro lado de la línea escuchó pacientemente mientras Larry mencionaba de los nombres de los predicadores que había llegado a conocer.

Le dijo que conocían a cada uno de ellos. No sólo eso, sino que también mantenían archivos sobre la mayoría de ellos, detallando lo que se conocía de sus fortunas estimadas.

En sus primeros días, en la década de 1970, la Fundación Trinity era un lugar apasionada.

Era una iglesia en casa, pero lejos del entorno sereno que se pudiera imaginar. Aquí las clases Bíblicas eran tan ardientes que podían terminar en pelea de puñetazos.

La figura dominante fue el extraordinario creador de la Fundación, Ole Anthony (pronunciado O-Li). De un poco más de un metro noventa (193) con ojos azules penetrantes, fue un ex delincuente adolescente que había participado en un incendio provocado y consumido heroína-y se había convertido en un oficial de inteligencia de la fuerza aérea, un fracasado candidato electoral republicano y el dueño de una firma de relaciones públicas, todo antes de la edad de 33. Luego se sometió a una repentina conversión religiosa, renunció a la riqueza y dedicó su vida a Cristo.

Un amigo, John Bloom, escribió más tarde que Ole había asumido que sus antiguos colegas de negocios se unirían a sus grupos de estudio bíblico. “Pero Ole estaba demasiado apasionado para la mayoría de los protestantes de trajes de tres piezas del norte de Dallas”, explicó Bloom. También se basó en una “Oficina dilapidada” en una parte cercana al centro de la ciudad. En consecuencia, en su mayoría atrajo a personajes problemáticos que no tenían ningún otro lugar adonde ir.

Ole Anthony, presidente de la organización Trinity Foundation

Fue durante estas sesiones que Ole comenzó a anotar una tendencia común. Cuando la gente estaba al borde de la falta de vivienda en el corazón del cinturón bíblico, un número sorprendente ofreció lo último de su dinero a los televangelistas que les prometieron la salvación financiera.

Ole, que siempre tuvo un enfoque práctico para la resolución de problemas, sintió la necesidad de intervenir. En primer lugar, trató de acercarse a los ministerios en nombre de los donantes en quiebra, pensando que él podría explicar las circunstancias y obtener el reembolso. Sin embargo, al igual que Larry, no encontró a nadie dispuesto a hablar.

Así que lo llevó a una asociación de emisoras de televisión cristiana, pero no quiso involucrarse. Luego se acercó a los abogados de los distritos locales, quienes explicaron que muchos predicadores estaban protegidos por la primera enmienda (que garantiza la libertad de religión y la libertad de expresión), por lo que no había nada que pudieran hacer. Así que se volvió a los medios de comunicación, esta vez las principales redes y publicaciones, que le dijeron que las investigaciones tomarían demasiado tiempo.

Ole se enfrentó a una industria multimillonaria que fue construida, como él lo vio, en la explotación de los pobres—y era completamente intocable.

Y así es como una iglesia de la comunidad se convirtió en una oficina de investigaciones. La Trinity Foundation se sintió obligada a enfrentar a los predicadores de la prosperidad porque nadie más lo haría.

Es difícil imaginar peleas dentro de la Fundación en estos días. La mayoría de sus miembros están en edad de jubilación—el propio Ole tiene 80 años, y su salud está delicada—y la operación se ha trasladado de su “oficina dilapidada” a dos casas adyacentes en una parte soñolienta del este de Dallas.

Por un lado, está el barrio de Junius Heights que está en proceso de convertirse en clase media, al otro lado de la calle se encuentran hileras de apartamentos y hogares pobres.

Cada día hay una sesión de estudio bíblico temprano en la mañana, una cena grupal a las 5 de la tarde, y más teología por la noche, incluyendo oraciones con himnos dirigidos por la guitarra. El grupo mixto de devotos ahora incluye un economista mexicano y un veterano de las guerras del medio oriente.

“Nuestros miembros han ocupado un bloque entero”, dice Ole con incredulidad, mientras fumaba una pipa en el porche delantero. Su forma de vida semi-comunal ha conducido a acusaciones de que son un culto, pero él lo descarta como una tontería. “A mucha gente no le gusto, ya sabes”, me lo dice más de una vez.

El trabajo obstinado de Ole ha dirigido a la fundación hacia un nicho inusual, formando un puente entre el mundo cristiano y los medios de comunicación. Aunque los periodistas lo rechazaron al principio, más tarde se dieron cuenta de que la fundación podría proveer un trampolín para sus investigaciones. Gradualmente se transformó en un perro guardián, manteniendo los archivos detallados sobre los evangelistas adinerados.

“Hemos hecho muchas cosas raras”, dice OLE, en un acceso de tos.

A lo largo de los años, se han ganado una reputación por su enfoque aguerrido, con acciones como sumergirse en contenedores de basura fuera de las oficinas de Ministerios, en busca de papeleo potencialmente incriminador, y también ir encubierto.

Colaborando con Noticias ABC a principios de la década de 1990, Ole se planteó como un pastor de pequeña escala tratando de aprender cómo funcionan los ministerios de grandes fondos. Acompañado por un productor con cámaras ocultas, fueron a una compañía de correo que trabajaba para el tele-evangelista Robert Tilton, y se le explicó cómo el envío de regalos como un truco tiene un efecto sobre los donantes potenciales para aumentar los réditos.

Era una técnica bien conocida-enviando cosas como “frasco de agua bendita” o incluso billetes de dólar para pedir a la gente que enviara un regalo financiero de vuelta—pero era raro escuchar a alguien admitirlo.

Cuando los informes de televisión se emitieron en el show de DIANE Sawyer en Prime Time Live en 1991, Tilton negó la injusticia e intentó demandar a la red, pero fracasó y sus programas de televisión fueron finalmente cancelados.

(Hoy en día, el Ministerio de Tilton todavía está activo, pero en una escala mucho más pequeña.)

Un par de años más tarde, la Comisión Federal de Comunicaciones se rumora que estuvo a punto de introducir una cláusula de “verificación de lo que se ofrece en la publicidad” para las solicitudes religiosas. Esto habría significado que cualquier afirmación de impulsar las finanzas o sanar la enfermedad tendría que ser verificable, y Ole hizo varios viajes a Washington para cabildear por ello.

En última instancia, la idea fue descartada, lo que OLE pone en el hecho de que los republicanos ganaron la cámara de representantes en 1994, con la ayuda de los votos de la derecha religiosa.

“Hemos intentado muchas cosas, pero no hemos tenido mucho éxito”, dice, con tristeza.

Él no piensa que esta situación nunca cambiará mucho, pero cuando se le preguntó si esto lo frustra o le enoja, se ríe. “¿Por qué habría de enojarme? Eso es todo lo que hay en este mundo, la injusticia. ”

 Pete Evans-un creyente con gafas con una manera suave y conciliadora—es ahora el investigador principal de la Fundación. Una de sus especialidades es el seguimiento de los movimientos de los jets privados, con el objetivo de descubrir cuando los pastores los están utilizando recreacionalmente, en lugar de para los asuntos de la iglesia.

Pete tomó la primera llamada telefónica de Larry. Él recuerda haber sido conmovido por él, y abrió una página con el propósito de recaudar fondos para él (el financiamiento colectivo). Se elevó alrededor de $2.000 dolares. “Menos de lo que habíamos esperado, pero lo suficiente como para sacarle del apuro”, escribió en el sitio web en ese momento.

Pete dice que hace poco más de una década hubo gran emoción dentro de la Fundación, cuando el Comité de Finanzas del Senado de los Estados Unidos comenzó a cuestionar si los evangelistas estaban aprovechando su estatus de exención de impuestos para romper las pautas del servicio de rentas internas (IRS).

Mientras que otras organizaciones exentas de impuestos-en particular las organizaciones benéficas-deben al menos llenar una forma básica, conocida como la 990, las iglesias no tienen que hacerlo. Esto significa que no están obligados a detallar las ganancias de los empleados más remunerados o enumerar cuánto se gasta en proyectos filantrópicos. Su funcionamiento interno puede ser completamente desconocido.

Pete Evans

Pero en 2007 el Comité del Senado pareció pensar que algunos ministerios estaban abusando de este privilegio y violando una regla del IRS de que los ingresos de la iglesia no pueden “beneficiar injustificadamente” a un individuo.

La Fundación Trinidad compartió todas sus investigaciones con el Comité y asistió a las reuniones con sus funcionarios.


El grupo liderado por el senador de Iowa, Chuck Grassley, decidió concentrarse en seis figuras bien conocidas: Joyce Meyer, Creflo Dollar, Eddie Long, Kenneth Copeland, Benny Hinn y Paula White, que ahora es la consejera espiritual del Presidente Trump.

Los seis negaron haber cometido un delito. Cuatro no pudieron cooperar satisfactoriamente, según el Comité (White, Copeland, Dollar y Long). Larry había donado a tres de ellos.

“Realmente pensamos que iba a llegar a algo”, dice Pete.


Sin embargo, en 2011, la investigación había perdido fuerza. El senador Grassley no sacó conclusiones específicas. En cambio, pidió a un grupo evangélico-el Consejo Evangélico de Responsabilidad Financiera (ECFA)-que estudiara formas de estimular la “autoreforma” entre los ministerios.

“Todo el asunto se esfumó”, dice Pete. Él cree que el colapso económico del 2008 tuvo que ver con esto; el mundo financiero de repente tuvo problemas mucho más grandes con los que lidiar. “Pero estábamos muy decepcionados. Después de años de esfuerzo, sentí que simplemente descartaron cumplir su misión.”

El ECFA rechazó una solicitud de la BBC para una entrevista, pero dijo que permancen en las declaraciones pasadas documentadas en su sitio Web. En 2009, le dijo al senador Grassley que al presentar declaraciones de impuestos completas sería una “intrusión en los rincones más íntimos de la administración de la iglesia”.

El Comité del Senado no ha mostrado ninguna señal de abrir el tema de nuevo, y ningúna organización gubernamental ha mostrado algún interés en ello.

Los canales de televisión pagados también están fuera del ámbito del regulador nacional, la Comisión Federal de Comunicaciones, a diferencia del Reino Unido, donde Ofcom podría intervenir.

Mientras tanto, una fuente anónima del IRS le dijo a la BBC que el servicio siente que los investigadores a menudo tienen sus manos atadas. “No podemos golpear las puertas porque entonces se trata de “exceder el alcance del gobierno'”, dijo. “Y si crees que alguien te va a agradecer por cerrar su iglesia…”

Pero, aunque sea raro, a veces un pastor se convierte en objeto del interés del IRS.

_______________________________________________________________________

En 2013, uno de los vecinos de Todd Coontz llamó a un canal de televisión local para quejarse de que estaba ocupando demasiados espacios en el estacionamiento fuera de su bloque de apartamentos de lujo en Carolina del Sur.

“No era un nombre conocido por aquí”, dice Kim Holt, quien dirige la unidad de investigación en WSOC-TV en Charlotte, Carolina del Norte. “Pero la persona que llamó entonces comenzó a mencionar la iglesia de Coontz y la “contribución de semilla”. Y ahí fue cuando nos interesamos.”

 

La estación de televisión se puso en contacto con la Fundación Trinity, que proporcionó antecedentes sobre Coontz y el Evangelio de la prosperidad. La Fundación también compartió grabaciones de sus apariciones en televisión-mantiene un archivo de transmisiones televangelistas, tomando notas sobre los programas para monitorear nuevas técnicas.

“Hay algo peculiar en la gente que enciende la televisión en medio de la noche”, dice Pete, añadiendo que esto es cuando muchos pastores emiten sus súplicas para donaciones de semillas. “Son solitarios o están sufriendo. Pueden tener una condición médica o estar desempleados. ”

Cuando el reportaje de WSOC-TV sobre Coontz salió al aire, fue mucho más allá de la disputa de estacionamiento, detallando su riqueza personal y ocasionando dudas sobre la legitimidad de sus tácticas de recaudación de fondos.

Todd Coontz en su camino a la sala del tribunal

Todd Coontz no está en la misma liga que algunos de los otros predicadores de la prosperidad. Él no tiene una mega-iglesia, una pista de aterrizaje privada o incluso su propio jet. Predica en los eventos en vivo de otras personas, en lugar de mantenerlos bajo su propio nombre.

Pero su estilo de vida es ciertamente opulento. Ha publicado fotos en Facebook de sus estancias en habitaciones de Hotel con vistas a Rodeo Drive en Beverly Hills. Ha gastado decenas de miles de dólares en joyaria y diamantes. También tiene, o al menos tenía, una flotilla de autos de lujo, incluyendo tres BMWs, dos Ferraris, un Maserati y un Land Rover, además de un bote de velocidad.

Mientras tanto, ha continuado apunten a sus operaciones en los que están en la línea de pan. Bajo el título Dr. Todd Coontz, ha escrito una serie de libros: “Por Favor No Incaute Mi Coche”, “Cálculo Sobrenatural de la Deuda”, “Hay Vida Después de la Deuda”.

En el mismo año que se emitió el informe de televisión, un sondeo federal dirigida por la unidad de investigaciones criminales del IRS también comenzó.

“Eso ciertamente no parece una coincidencia”, dice Pete. “Creo que alguien vio el reporte y pensó: ‘ esto es una locura. No podemos dejar que esto se vaya. ‘Fue una exhibición tan pública del uso indebido del dinero de los donantes. ”

El IRS no profundiza en sus operaciones de “semilla” o en su iglesia exenta de impuestos, Rockwealth, sino en sus impuestos para varios proyectos secundarios personales.

Él estaba haciendo grandes ganancias por cuenta propia como orador para otros ministerios y sus dos negocios con fines de lucro, vendiendo sus libros, CDs y DVDs. Para ello, había necesitado presentar declaraciones de impuestos precisas.

Diversas donaciones solicitadas por Coontz (en inglés)

éstos son llamados donaciones de la “semilla”

Durante una investigación de cuatro años, los fiscales descubrieron todo tipo de irregularidades, estableciendo que Coontz había estado reportando sus ingresos menores a los reales y manipulando la evidencia de sus gastos.

Había desarrollado varios trucos, como volar en clase turista, y presentar falsas facturas de vuelo en primera clase a los ministerios que lo subcontrataban, por lo que podría reembolsarse la diferencia. También reportaba los gastos dos veces, una vez departe de su propio Ministerio y una segunda vez departe de su cliente. Reportó por miles de dólares en gastos de ropa (las compras de trajes no son gastos permitidos por la IRS) y para 400 boletos de cine, que el IRS también consideró irrazonable.

El 26 de enero de 2019, Coontz fue condenado a cinco años de prisión por no pagar impuestos y ayudar en la presentación de declaraciones de impuestos falsas. También se le ordenó pagar $755.669 en restitución.

Se reportó a la cárcel a principios de abril, pero fue liberado por los jueces, en espera de apelación.

Coontz no respondió a la solicitud de comentarios de la BBC, pero ha negado previamente la injusticia. En su sitio web, también afirma haber dado más de $1 millón a la caridad.

Su cuenta de Twitter sigue publicando diariamente (sin referencia a su condena en prisión) y ha llevado a predicar-a través de la aplicación Periscope-desde el asiento delantero de su Maserati.

“¿Estás llamando para sembrar tu semilla de $219 el día de hoy?” fue la respuesta inmediata cuando la BBC llamó a la línea directa de Rockwealth. El operador no pudo compartir la importancia de esa cantidad y no obtuvieron respuesta alguna a unas preguntas acerca de cuántas personas habían llamado para comprometerse. “No tantos como de costumbre el día de hoy, pero hay varios de nosotros respondiendo a las llamadas”, dijo. No está claro si el conmutador servía sólo a Rockwealth o a otras iglesias también.

La Fundación Trinity ha presentado recientemente un largo informe al IRS, pidiendo que Rockwealth pierda su estatus como una iglesia exenta de impuestos. Como siempre, se siente como una oportunidad escasa (en inglés se dicen, un tiro en la oscuridad) y la Fundación no espera respuesta alguna.

________________________________________________________________

Tanto Ole como Pete dicen que el trabajo que hacen a menudo es en vano-y no a través de una falta de esfuerzo de su parte. Una vez ayudaron a una mujer a recuperar su donativo de $1.000 a un Ministerio, sólo para que ella lo donara de nuevo. “Ella nos llamó después, pidiendo que la ayudáramos de nuevo”, recuerda Pete, diciendo que tuvimos que decirle no la segunda vez. “Mi impresion es que ella era adicta. Se volvió a enganchar a la tele y a creer lo que decían.”

Ole sigue decepcionado porque las autoridades todavía permiten que los vulnerables caigan en estas trampas.

“Esperábamos un cambio”, dice Ole. “Pero no funcionó. Supongo que no querían hacer un cambio.”

En cuanto a Larry y Darcy, también siguen donando, a pesar de sus escasos ingresos, pero sólo a su iglesia local.

Cullman, Alabama, la ciudad en donde los Fardettes viven ahora

“Siembra tu inversión de tu tiempo, talento y dinero en la comunidad local y vas a encontrar personas que necesiten ayuda”, dice Larry, añadiendo que conoce personalmente al pastor de su barrio.

Su hija está viva, pero, después de que Larry no pudo pagar su tratamiento médico, surgió una brecha entre ellos y ahora raramente hablan.

La pareja dice que quieren compartir su historia con otros para hacerlos pensar dos veces acerca de dónde podría estar yendo su dinero.

“Nos dimos cuenta de la manera más dura. Se trata de industrias que hacen dinero “, dice Larry con vehemencia.

Darcy, sentada en una de las sillas del comedor en el medio de la habitación vacía, asiente en señal de acuerdo. “Tienes que ver algunas de las casas en las que viven (hablando de los televangelistas)”, añade, haciendo una mueca con sus labios. “Debe ser agradable.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.