Hace 500 Años esta semana Martín Lutero Expuso el Fraude Religioso

Una tendencia inquietante ha salido a la luz 500 años después de la revelación de Martín Lutero

Se estima que el crimen del clero junto con el de la personal de la iglesia está ascendiendo hasta 59 mil millones en todo el mundo este año y continúa superando los ingresos dados a las misiones extranjeras globales — alimentando a los hambrientos, arropando a los desnudos, y albergando a los que no tienen techo — estimados en 53 mil millones de dólares.[1]

Hace 500 años el 31 de octubre de 1517, Martín Lutero envió una lista de 95 objeciones en una carta al arzobispo Albert de Mainz, Alemania.  Es generalmente creído que el mismo día Lutero también clavó sus 95 tesis en la puerta de la iglesia del Castillo Wittenberg exponiendo el rampante fraude religioso y corrupción en la comunidad de la Iglesia Católica.

Seis meses después, el 25 de abril de 1518 dentro de una sala de conferencias en Heidelberg, Alemania, Lutero habló sobre la depravación humana y contrastó dos teologías opuestas — la teología de la gloria, que ve y habla del sufrimiento, el dolor y la tribulación como malos; y la teología de la Cruz, que ve y aprecia que los sufrimientos y las aflicciones son de la mano directa de Dios para acercarnos a él.

Esta charla llegó a ser conocida como la discusión de Heidelberg o tal vez mejor, la Disputa de Heidelberg.  Esta Disputa, junta con los 95 tesis, comenzó lo que muchos académicos llaman — la segunda ola del cristianismo (la primera ola fue Jesús y sus discípulos).

La mayoría de los 95 tesis de Lutero desacreditaron la esperanza falsa y el fraude de comprar indulgencias de clérigos para enviar a los pecadores al cielo y expuso su verdadero propósito de engordar los monederos de los sacerdotes y el tesoro papal, así como para financiar la construcción de catedrales masivas. El Evangelio de la prosperidad de hoy en día vuelve a empaquetar las indulgencias desacreditadas para prometer la salud y la riqueza en esta vida como una ventaja añadida a la salvación, pero sólo si los creyentes siembran su semilla, retorcidas y redefinidas de una parábola de Jesús para significar dinero en vez de la creencia mucho tiempo sostenida que es eso una alegoría de la semilla de Jesús y su vida que reside en creyentes.

El Evangelio de la prosperidad no ve el dolor, la pobreza, la enfermedad y la tribulación como vienen de la mano de Dios, sino más bien como males servidos a nosotros por la mano de Satanás.

Una sinergia perturbadora está causando que el fraude religioso se multiplique.  La estafa del evangelio de opulencia solamente sirve para sus proponentes predicadores encima del pico del pirámide, sino su obstinada persistencia automáticamente provee una justificación subyacente para la malversación  eclesiástica. La creencia de que Dios quiere bendecirnos, junto con la creencia de que los ‘ males ‘ de la pobreza y la enfermedad supuestamente son traídos por mensajeros de Lucifer y que deben ser evitados, sobrepasa las barreras normales para robar fondos de la iglesia y éstos se desvanecen en el aire.

Internalmente los clericós (y congregantes también) ahora empiezan a sobrepasar la voz pequeña  adentro, y la mente dice, “Mira como este predicador alla tiene mucho exito, es seguro que Dios debe querer que aproveche esta bendicion en frente de mis ojos.

Estas promesas falsas se han filtrado adentro y ahora ha inundado la iglesia Cristiana mundial través de la televisión ubicua y la Internet que no conoce límites.  Los especuladores en ropa de ovejas han surgido en el extranjero con riquezas aún mayores que muchos de nuestros televangelistas estadounidenses—Edir Macedo en Brasil y David Oyedepo en Nigeria, por ejemplo, con sus jets privados, cadenas de televisión, bancos, etc.-promoviendo un evangelio falaz que ni Martin Lutero ni los primeros apóstoles reconocerían.

Trinity Foundation ha estado ayudando con las investigaciones internacionales mucho antes de que enviáramos un comunicado de prensa anunciando una expansión internacional en 2015, en Alemania, Australia, Inglaterra y Rusia, por nombrar algunos. El año pasado realizamos investigaciones in situ en Guatemala y la República Dominicana y este año estamos trabajando con la Sociedad Secular Sudafricana para ayudar a proporcionar una metodología para investigar el crimen eclesiástico y un marco legal sugerido para el gobierno incipiente de Sudáfrica para combatir el fraude religioso.

El mal uso delictivo de fondos de donantes por parte del clero está fuera de control y es una mancha sucia en la iglesia mundial. Es hora de una segunda disputa y una tercera ola de creencias verdaderas y vivir por fe.

[1] Todd Johnson, Gina Zurlow, Albert Hickman, and Peter Crossing “Christianity 2017: Five Hundred Years of Protestant Christianity”, International Bulletin of Mission Research, 2017, VOL 41, page 51

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.