Dios aparentemente vuela en primera clase

Falcon 7X

 

por John Bloom (Este artículo fue traducido por Pete Evans y Fernando Urizar–de Guatemala)

La cosa más espantosa de Jesse Duplantis consiste en que creo que realmente él cree lo que dice.

Quiero decir, en un nivel profundo y más profundo, incluso un tipo que lleva una camisa de color amarillo escocés bajo una chaqueta azul marino se está est despierte lo suficiente como para darse cuenta de que tiene una conversación con Dios — y, por cierto, Dios necesita mejorar su sintaxis — tener una conversación con Dios acerca de cómo Jesse necesita un jet de $54 millones dólares para difundir el Evangelio es, entre otras cosas, chiflado, demente.

(digresión rápida: tan recientemente como los años 50, cualquiera que afirme recibir mensajes de Dios fue reservado inmediatamente en un hospital psiquiátrico del estado de Texas para los débiles de mente. Hoy en día estos chicos tienen programas internacionales de televisión.)

En ese momento, probablemente hayas escuchado acerca de la apelación de Jesse por ayuda en el          otorgamiento del deseo de Dios de comenzar a usar un jet corporativo Falcon 7x para negocios en la iglesia. Sus tres jets anteriores multimillonarios han demostrado ser inadecuados para la propagación del Evangelio de la prosperidad porque su rango requiere que Jesse se detenga y recargue, desperdiciando así el valioso tiempo de Dios. El video de Jesse fue viral y atrajo toda clase de atención de la prensa secular.

Pero esa es la segunda más espantosa cosa acerca de esta historia, que está siendo tratada por los medios noticiosos como una aberración extraña. ¿Has visto este lunático en el sur de Louisiana y puedes creer lo que acaba de decir? Cuando en realidad, esto lo dicen todo el tiempo. Todos estos chicos que predican el Evangelio de prosperidad lo hacen. Lo destacable es que este comentario en particular se observó.

Hay 1.700 horas de la programación religiosa basada en los Estados Unidos por semana, mucha de la cual trasmitirá por satélite en países como Irán y Nigeria que tienen grandes poblaciones que luchan para romper los ciclos de pobreza y violencia. La predicación es ruidosa, carismática—la más primitiva a la audiencia, mientras más palabras hablas más recibes—y, sobre todo, centrado en este mensaje:

Dios te hará rico.
Jesús le ayudará a obtener recompensas materiales.
El Todopoderoso/(Omnipotente) quiere recompensar a los fieles.

Es la tercera línea que agarra el dinero para el jet de Jesse. Dios está listo para darte todo lo que quieras, pero sólo si crees.

¿Qué? ¿rezaste por una nueva camioneta y nunca llegó? No debes haber orado lo suficientemente fuerte. ¿Qué? ¿rezaste para que tu hija fuera sanada pero sigue enferma después de un año? Debe haber alguna falta de fe en tu familia, algunas dudas que se están poniendo en el camino de Dios-

¿Sabes lo que puedes hacer, sin embargo? ¡doble a Dios! (es notable la cantidad de metáforas de juego (de apostar) que usan estos tipos.)  Haz una “promesa de fe”. Envía un centenar de dólares y Dios te recompensará diez veces — la escritura lo dice — así que eso es mil.  Envía mil dólares y Dios te recompensará un céntuplo — la escritura lo dice — así que eso es cien mil. ¡mande sólo 10000 dólares y Dios los recompensará mil veces — está prometido en la Escritura Sagrada! — eso es 10 millones de dólares, esperando tu fe.

¿quién responde a una auténtica estafa como ese?

Viudas y huérfanos.

Las viudas y los huérfanos se mencionan reiteradamente tanto en la Biblia judía como en la expansión cristiana de la misma. Una viuda es cualquier persona que haya perdida a su familia-no sólo significa las mujeres, y no sólo significa la gente previamente casada. Un huérfano es alguien que nunca ha tenido una familia en primer lugar.

Entonces, ¿por qué se supone que debemos cuidar de esta gente? Porque no tienen recursos emocionales. Están a la deriva en condiciones de tristeza, sufrimiento, miseria, y soledad. Necesitan protección—de tipos como Jesse Duplantis.

Lo que hacen es que se quedan despiertos hasta tarde viendo los tele-anuncios de los evangelios de la prosperidad que pasan como “ministerios” y luego llaman a la línea de oración y hablan con un consejero que mina sus datos personales y obtiene un número de tarjeta de crédito o un número de cuenta de cheques y realiza notas como “en duelo por su difunto hermano-2015” y luego la solitaria persona supuestamente es puesta en una lista de oración de modo que el tele-evangelista, quien está demasiado ocupado para venir al teléfono, promete hablar con Dios acerca de los problemas de esta persona. Mientras tanto, los datos están siendo grabados y organizados para las contribuciones en curso, vendidos a otras organizaciones de tele-predicadores, y se utiliza para engendrar falsas “notas personales” de cualquier predicador de quien la persona quiere oír.

Si hay alguna señal de que estamos viviendo en el final de los tiempos, es esta: Hemos monetizado y codificado y transformado en un negocio corporativo el desangramiento de las viudas y de los huérfanos.

“¡ si Jesús volviera hoy, no creo que estaría cabalgando sobre un burro!”, dice Jesse Duplantis. Y lo quiere decir. Y él cree que es profundo.

 

¿Pero por qué necesitan estos tipos aviones a reacción? Todos ellos los tienen. De hecho, es bastante común construir sus iglesias al lado de una pista de aterrizaje privada.

 

Necesitan jets por la misma razón que necesitan lugares aislados para sus iglesias, que son estudios de televisión muy elaborados. Jesse Duplantis ‘ “Church” se encuentra en Destrehan, un suburbio de lujo de Nueva Orleans, donde vive en una mansión financiada por la iglesia. La “iglesia” de Kenneth Copeland está en Newark, Texas, a orillas de un lago cerca de Fort Worth, Texas.

 

Necesitan ubicaciones fuera de las vías para sus servicios eclesiásticos, y necesitan jets privados para su viaje, porque no pueden soportar estar cerca de las personas hambrientas y desesperadas de las que toman dinero.

 

En un momento raro de candor, Copeland admitió tanto en una entrevista de 2015 cuando dijo que no puede volaría comercial porque hay demasiadas personas en los aviones que le pediría una bendición o quiere hablar con él. Dijo que era “como meterse en un tubo largo con un montón de demonios”.

 

El servicio de la iglesia es para la audiencia de televisión, no cualquier espécimen de carne y hueso de la humanidad que en realidad podría aparecer y entrar en el camino del predicador.

 

Pero sólo tratar con Duplantis durante un momento: El avión que quiere, el Halcón 7X,  es fabricado por la compañía francesa Dassault,  y han vendido sólo 260 durante doce años de producción.  Acomoda a cerca de dieciséis personas, dispone de 5,000-millas extras de alcance, y es utilizada principalmente por las compañías enormes con propiedades lejanas (Shell Oil, Volkswagen), los militares (la Federación Ecuatoriana de la fuerza aérea utiliza uno para escoltar el avión presidencial), y los jefes de estado (Sarkozy utilizó uno cuando él era presidente de Francia, principalmente para apoyar Dassault, y el príncipe de Mónaco utiliza uno).

 

Incluso si aceptamos la premisa de que Jesse Duplantis necesita un jet para evangelizar al mundo — una premisa que rechazo totalmente — él podría simplemente comprar un Embraer Phenom 300 por alrededor de $8 millones de dolares.  Esto podría ser una decepción a Dios, ya que por lo visto solicitó el Halcón 7X, pero sería un alivio a las viudas y huérfanos en la lista principal de recaudación de fondos.

 

Normalmente yo estaría haciendo docenas de chistes sobre esto-“Qué haría Jesús volar?”-, pero parte del problema es que tratamos a estos hombres como bromas cuando están trayendo miseria al mundo en una escala masiva. Creemos que son inofensivos campesinos en los márgenes de la sociedad, pero estamos hablando de miles de millones de dólares extraídos de la desesperación, y la fuente de su capacidad para hacerlo son los gravámenes de impuestos de los Estados Unidos.


Alguien pretendiendo ser una iglesia es puesto más allá del alcance de autoridades de impuestos, pero, más al punto, más allá del alcance de las leyes ordinarias de fraude al consumidor.  La escritura secular de Jefferson de “separación de iglesia y estado” significa que ninguna agencia de aplicación de la ley puede tocar a estos tipos.

Existe la suposición de que es una transacción de “ojos abiertos” — un hombre habla de Dios, y el otro le da dinero al predicador por hablar acerca de Dios — pero vamos a aclarar de los dioses de los que estamos hablando no son de los que crees que estamos hablando.

El Evangelio de Prosperidad es el evangelio de dioses llamados Plutón, Fortuna, Moneta, Horus, Odin y Lakshmi. Dioses de riqueza y suerte. Dioses encontrados en todas las culturas en todos los tiempos y lugares. Dioses encontrados en la página del horóscopo diario y las tarjetas codificadas por colores en la oficina de la lotería. Dioses que son fáciles de vender porque legitiman el egoísmo.

Dioses que dicen, “Olvídate de esas otras personas — todo lo que importa es tu altar de casa para mí.” Dioses que son especialmente atractivos para cualquiera que esté en quiebra, sin amigos, y desempleado. Si quieres estudiar algunos de ellos, vaya a cualquier museo arqueológico y mire el mármol roto al cual alguien una vez ardientemente rezó, creyendo que a su soledad o su pobreza o su enfermedad les podría ayudar la colocación de su cuerpo con relación al ídolo.

No es una estafa nueva, pero probablemente deberíamos dejar de bromear al respecto. Estos hombres están tan lejos de Jesús como se puede ver.

¿Quieres leerlo en inglés? el enlace está aquí…

http://takimag.com/article/god_apparently_flies_first_class_joe_bob_briggs/print#ixzz5IcC3ckWJ

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.